Consejos a la llegada de tu cachorro

10.12.2020

El Bulldog Francés es un perro activo e inteligente que lo convierte en un animal sociable, alegre, juguetón y afable con niños y adultos. Es muy cariñoso con los miembros de su familia, incluidos los más pequeños, que para él son una fuente inagotable de juegos.

Si esta es tu  elección, seguro encontrarás al compañero perfecto, pero anticipa algunos aspectos importantes que debes preparar los días previos:

Seguridad interior. Tu casa debe ser totalmente segura. ¡Ponte en su lugar! Comprueba que no pueda quedar atrapado o caerse de algún sitio: verifica ventanas, balcones y escaleras.

Ten en cuenta que, como cualquier cachorro, el Bulldog Francés necesita una cama cómoda y una zona tranquila de descanso. Sentirse seguro le ayudará a acostumbrarse antes a su nuevo hogar.

En el exterior. Si tienes jardín vigila que no haya hoyos o agujeros en la valla por donde pueda escaparse. Cuando lo saques al parque debes asegurarte de que no ingiere nada, ya que su curiosidad puede jugar en su contra. Ten en cuenta que en el entorno puede haber muchas sustancias tóxicas para él. ¡Incluso plantas!

Como le están saliendo los dientes, masticará todo lo que esté a su alcance, lo que puede constituir un problema si se utilizan recipientes de plástico.
Sin embargo, los de acero inoxidable son duraderos, no se rompen ni astillan.

La hora de comer debe ser una rutina que no se debe alterar en toda la fase de crecimiento.

Pero ¿ qué comer? Otra de las elecciones más importantes que debes tomar es qué alimentos para cachorros vas a ofrecerle. Todas las fases del crecimiento son claves. En cada momento existe un alimento a medida para garantizar una perfecta alimentación, fundamental para su correcto crecimiento.

Elección del veterinario. El cachorro debe someterse a las revisiones que indique el veterinario, quien establecerá el calendario de vacunaciones y desparasitaciones.

Selecciona juguetes de un menor tamaño adaptados a la boca de los cachorros más pequeños. Algunos juguetes de goma son prácticamente indestructibles y pueden durar muchos años.

Su pelaje corto y poco denso es muy fácil de cuidar, pero en invierno puede pasar algo de frío, especialmente con los cambios bruscos de temperatura. Presta atención a los pliegues de su piel porque pueden producirse irritaciones.

¡El cariño es obligatorio!

El Bulldog Francés necesita el contacto con sus dueños, por lo que no lleva nada bien lo de estar solo en casa muchas horas. Esta actitud hace del Bulldog Francés un perro de compañía perfecto, aunque no está exento de carácter. A su inteligencia se suma un considerable nivel de testarudez, así que su educación debe ser firme y paciente, si bien debemos conseguir que se pliegue a nuestras decisiones evitando SIEMPRE los castigos físicos.

Disfruta de tu pequeño nuevo amigo.